Mujer afroecuatoriana soporta el peso cultural de la esclavitud

 

Desde la colonia ha prevalecido la supuesta superioridad blanca para legitimar el poder, frente al otro colonizado, con una categoría de inferior. Este proceso construyó una colectividad anónima, incluyendo un juicio generalizador de las mujeres. Pero ese otro colonizado (mujeres) también ha sido marginado desde la historia (Puyol y Viveros).

La imagen estereotipada de la mujer afroecuatoriana fue construida a través de prácticas racistas y sus diversas manifestaciones, que van desde considerarlas buenas para el servicio doméstico o como un instrumento sexual, por lo que “ser mujer afrodescendiente en nuestro país es ser diversamente excluida” (Puyol y Viveros).

A pesar de la invisibilización a la cual fueron  sometidas las mujeres, actualmente ellas están en el campo social, cultural y político, en la lucha por sus derechos y principalmente para combatir la pobreza -la nueva esclavitud del Pueblo Afrodescendiente-.

A continuación, se detallan algunos de los indicadores sociales de la mujer afroecuatoriana de acuerdo al  Sistema Nacional de Información Inter Étnica:

       Educación:

Hombres y mujeres afroecuatorianas presentan relativa equidad en cuanto a las tasas de matrícula para educación primaria y básica; mientras que la situación de las mujeres registra una mejoría en comparación a los hombres para las tasas de matrícula y educación secundaria y superior, según la Encuesta de Condiciones de Vida (2006). 

       Trabajo:

Si bien las tasas de matrícula en los niveles educativos están equiparadas entre hombres y mujeres afroecuatorianas, no ocurre lo mismo en el aspecto de acceso al empleo. Aún persiste inequidad en el mercado laboral, siendo las mujeres las más perjudicadas. En el caso de las remuneraciones, las mujeres ganan entre 20% y 50% menos que los hombres. 

       Población Económicamente Activa -PEA-

En el sector moderno, el 60,9% de la PEA es de hombres afroecuatorianos, mientras las mujeres afroecuatorianas tienen el 39,1% de la participación. La proporción en el sector informal es parecida, con el 59,9% y 40,5% respectivamente. Sólo en el servicio doméstico, las mujeres afroecuatorianas superan a los hombres, con una participación del 94,7%, según la Encuesta de Empleo y Desempleo Urbana y Rural de 2006.

       Mujeres sin ingresos

Existen más mujeres afroecuatorianas que no disponen de ingresos propios que el promedio de las mujeres del país, solo hay que recordar que el desempleo en los afroecuatorianos es 49 veces más grande que el desempleo en los mestizos, y en el caso de las mujeres es aún mayor. La carencia de ingresos propios coloca a las mujeres en situación de subordinación  y dependencia, además dificulta su acceso a otros recursos sociales.

Fuentes: Puyol, Verónica y Viveros, Sonia. Mujeres en la historia del Ecuador: género y cultura. Una mirada desde las mujeres afroecuatorianas. Consejo Nacional de las Mujeres (CONAMU) y Ministerio de Cultura. Quito.

Sistema Nacional de Información Inter Étnica. Boletín informativo N. 1. Junio 2010. Quito – Ecuador.

Foto: World Pulse /Feminismo Afrodescendiente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: