Por más de tres siglos millones de afrodescendientes fueron explotados para impulsar el desarrollo de América

[1]Por Epsy Campbell

CEPAL

El racismo es una ideología construida en el proceso de colonización y conquista de los continentes africano y americano, a través del tráfico trasatlántico de personas africanas que fueron convertidas en esclavas para el “desarrollo” y la explotación de los recursos en América.

Desde sus inicios, la raza “blanca” se convirtió en el prototipo de lo humano y por lo tanto superior a todos los grupos etnoraciales diferentes, particularmente a las personas de procedencia africana.

El racismo construyó relaciones económicas y sociales para impulsar el desarrollo occidental en América, en especial la acumulación de riquezas y bienestar de los hombres blancos y de sus mujeres, a través de la explotación de la riqueza natural y el trabajo esclavo de millones de hombres y mujeres africanas por más de tres siglos.

En Ecuador, los esclavos fueron introducidos como bozales (africanos que no hablaban castellano), ladinos (africanos que hablan castellanos) y los criollos (africanos nacidos en América); desempeñaron trabajos en las minas, en las haciendas de caña, tabaco y algodón, así como en el trabajo doméstico. El régimen esclavista tenía como fin explotar la fuerza de trabajo de los africanos (Puyo y Viveros).

Pese al desarrollo de los países; a la abolición de la esclavitud desde hace más de trescientos años; al reconocimiento de los derechos humanos de las personas “sin ninguna distinción”, desde hace más de cincuenta años y demás procesos en marcha, la estructura económica de los países está basada en un modelo racista.

La discriminación racial pone a determinado grupo racial y étnico en condiciones de marginación política y socioeconómica. Pero también es la forma en que se subvaloran la organización cultural, social y religiosa de un determinado grupo racial, como es el caso de los y las afrodescendientes. Su cultura es medida a partir de la occidental (blanca) que se convierte en el prototipo de cultura.

 Ver texto completo:

Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes


[1] Epsy, Campbell. Comisión Económica para América Latina y el Caribe CEPAL. Título original: “Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes”. Documento III Foro, Ciudadanía Sexual.

Anuncios

Una respuesta

  1. Interesante… incluso me pregunto si me alcanzará la vida para ver como Presidente de la república a un afrodescendiente.
    El blanco mestizo se ha apropiado de todo… por ejemplo, es muy difícil ver un oficial de Policía o de las Fuerzas Armadas.
    En los noticieros es raro ver a un o una afrodescendiente como presentadora de noticias, ya que nuestro imaginario tiene un modelo de belleza y ese modelo generalmente es blanco.
    Nos acostumbramos a ver a los afrodescendientes como servidumbre y no como iguales.
    Recuerdo con nostalgia a Jaime Hirtado, quien fue asesinado cerca del, en ese entonces, Congreso Nacional. Hurtado fue por varias veces candidato a la presidencia, pero la gente, por ese entonces, decía que no votaba por él por ser negro. Su argumentación se basaba en que si ganaba, todo el mundo pensaría que somos una nación africana.
    Nos falta mucho por aprender…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: