Prácticas racistas se mantienen en el país

 

En junio de 2009, el futbolista Felipe Caicedo, quien juega en Europa, se encontraba de vacaciones en Ecuador y visitó el restaurante el “Portón” ubicado en el sector de Urdesa (Guayaquil), en compañía de amigos y familiares. Sin embargo a uno de los cliente lo intranquilizó el hecho de que uno de los acompañantes de Caicedo estuviera hablando por celular y entrara y saliera algunas veces del local, después llamó a la Policía, confundiéndolos con presuntos delincuentes (Vistazo. com).

El delantero ecuatoriano demandó por odio y discriminación racial a Víctor Bitterman, propietario del restaurante. La abogada del deportista, Luz María Pico manifestó que “en lugar de darle los alimentos, a los quince minutos llegaron tres patrulleros y quince policías. Irrumpieron en el local, le pidieron los documentos y le hicieron levantar sus manos. Lo trataron como a un delincuente” (Hoy, 2009).

Lo ocurrido es un ejemplo que ilustra las prácticas racistas que prevalecen en el país. La cotidianidad devela que el color de la piel sí influye en el trato hacia las personas, el privilegio de unos y la exclusión de otros. La discriminación racial, particularmente hacia afroecuatorianos e indígenas refleja un hecho oculto, pero permanente.

Felipe Caicedo fue confundido con un delincuente, aparentemente por verse “sospechoso”; la abogada añadió que “la acusación se dio porque su defendido es afrodescendiente. A ver si era blanco, ojos azules y rubio, lo trataban como ladrón” (Hoy, 2009).

Una forma extrema de discriminación es el odio que se expresa y fomenta desde el grupo dominante en prejuicio del dominado en razón de sus diferencias.  Las personas víctimas de actos de discriminación requieren respaldo del sistema judicial para que se reconozca el derecho a no ser discriminado y la visibilización de los grupos a quienes se discrimina.

Ante el solo conocimiento de actos que puedan constituir delitos de odio o discriminación, la Policía, la Fiscalía y la Función Judicial están obligadas a investigar para determinar a autores, cómplices y encubridores e imponer la sanción que corresponda. El silencio o la indiferencia son factores determinantes para que se reproduzcan y naturalicen prácticas discriminatorias, negando el ejercicio de los derechos humanos de todos y todas por igual. Si usted considera que ha sido víctima de estos delitos, denúncielos.

¿Qué es el delito de odio?

Son actos cometidos contra un individuo aparentemente por su raza, grupo étnico, religión, lugar de origen, nacionalidad, orientación sexual, sexo o afiliación política, afinidad deportiva, etc.

Cuña radial: “Racismo y discriminación racial” 

Fuentes: Discriminación racial y derecho a la igualdad

Hoy.com, 26 de junio de 2009

Vistazo.com, 25 de junio de 2009

Anuncios

Una respuesta

  1. Como decía Marín Luter king: “El hombre ha aprendido a volar como las aves, a nadar como los peces… pero lo que no ha aprendido es a vivir como hermanos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: