…Del dicho al hecho: una publicación que reflexiona la situación del pueblo afroecuatoriano y la aplicación del derecho a la igualdad

“…Del dicho al hecho”, es un testimonio tangible del pueblo afroecuatoriano, quienes han sido víctimas de discriminación y exclusión, pese a la existencia de una Constitución que declara que “todos las personas son iguales”. Esta publicación proviene de la sistematización de una serie de reflexiones obtenidas en los foros de Quito y Guayaquil, así como de los 9 talleres realizados en las 5 ciudades que cuentan con mayor presencia afroecuatoriana.

Este amplio trabajo realizado por la CODAE, a través del proyecto “Promoción de la participación inclusiva y apoyo a políticas públicas para la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODMs) en el Pueblo Afroecuatoriano” recoge las reflexiones de aproximadamente 260 personas, entre mujeres, hombres, jóvenes, adultos, niñas y niños afroecuatorianos, quienes participaron en los talleres realizados en Guayaquil, Esmeraldas, San Lorenzo, Lago Agrio, en Quito y en la circunscripción territorial Chota, La Concepción y Salinas.

Además, contiene una serie de exposiciones planteadas desde varias voces con el objetivo de socializar estudios y  profundizar a la reflexión en torno al derecho a la igualdad. Entre las investigaciones y aportes académicos se desarrollaron temas como: discriminación racial, educación y acciones afirmativas para el pueblo afroecuatoriano; derechos del pueblo afroecuatoriano en Guayaquil; aportes del pueblo afroecuatoriano a la construcción del país; mecanismos de exigibilidad de derechos y el Plan Nacional contra la discriminación racial. 

“Ponerle un rostro a la discriminación es un ejercicio doloroso, pero necesario, porque ayuda a quienes la padecen a mirarse como sujetos e identificarse y asumirse como colectivo, a superar una noción individualizada del problema para mirarlo como un hecho social y político que demanda reconocerse, debatir, acompañarse y crecer desde sí mismo en identidad y autoestima”, indicó José Chalá Cruz, secretario ejecutivo de CODAE.

Falta de vinculación entre el discurso y la práctica

Si bien, la Constitución del Ecuador en su art. 11, numeral 2, señala que “todas las personas son iguales y gozarán de los mismo derechos, deberes y oportunidades”, inmediatamente nos viene a la mente cierto escepticismo de dicho cumplimiento, ya que el pueblo afroecuatoriano ha sido y sigue siendo discriminado en el país.

Así lo demuestra la encuesta realizada a nivel nacional por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) en 2004, determinando que el índice de prejuicio racial contra los afroecuatorianos es del 76%, mientras que el 88% de los encuestados afirman que las principales víctimas del racismo y la discriminación racial en el país son los afroecuatorianos.

Descargar documento completo aquí 

Anuncios

Derechos colectivos del pueblo Afroecuatoriano

Historiador Juan García[1]

Si uno tuviera que medir el cumplimiento de los derechos colectivos y otros derechos que para el bienestar y el buen vivir del pueblo afroecuatoriano, están escritos en la Constitución, en los Convenios y Acuerdos Internacionales y en otros cuerpos de Ley, uno podría llegar a dos conclusiones básicas. La primera es que estos derechos son solo ofertas y como toda oferta, están disponibles, para los colectivos que tienen “ciertas capacidades” para alcanzarlas. Siendo como son ofertas, el pueblo que las quiere alcanzar, tiene que tener a su haber: fuerza política, poder económico, representación social, capacidad de movilización social etc.

La segunda, es que el Estado, no asume ningún compromiso, ni muestra la más mínima voluntad, ni hace presencia como Estado para garantizar que estos derechos dejen de ser, “ofertas” y pasen a ser “derechos reales” para los colectivos que los necesitan de manera urgente. Como es el caso del pueblo Afroecuatoriano.

Entonces desde esta actitud del Estado “de mirar para otro lado” cuando de hacer cumplir derechos se trata, el pueblo afroecuatoriano tiene que concluir, que hacer cumplir el más elemental de los derechos es un ejercicio de fuerza, de lucha constante, en el cual la violencia por parte del grupo que requiere tal o cual derecho, no queda afuera. De eso tenemos muestras cada día.

Si el pueblo afroecuatoriano tuviera que medir su inclusión a partir de las “intenciones”, mejor dicho de las ofertas que para el cumplimiento de los derechos que necesitamos alcanzar, se anuncian desde el Estado, diríamos que el panorama es alentador. Pero, si para esa medición, pusiéramos en la balanza: Reconocimiento y ofertas; frente al cumplimiento y goce real de lo que se anuncia, el panorama ya no es tan alentador.

Para la muestra un botón

Refiriéndose al derecho de los niños y niñas afroecuatorianos asentados en los territorios ancestrales, -es decir en todos aquellos espacios territoriales donde nuestros ancestros pagaron con sangre y trabajo ese derecho- los mayores nos habían dicho:

“El derecho más importante que los niños y niñas de origen africano pueden reclamarle del Estado, es el de nacer, crecer y vivir con dignidad en los territorios ancestrales donde vive la historia y se re-crea la cultura”. Zenón 


[1] Esta es una ponencia presentada por el historiador afroecuatoriano Juan García en el Foro sobre “Discriminación racial, educación  y acciones afirmativas  para el Pueblo Afroecuatoriano” realizado  en el mes de mayo del 2010, en la Universidad Andina Simón Bolívar,  en el marco de la suscripción del convenio UASB y CODAE dentro del proceso de implementación del Proyecto Pro ODM.

Ver la ponencia completa

UNA REFLEXIÓN SOBRE: Derechos, ofertas y cumplimientos

Proyecto de Ley: igualdad y derechos colectivos

Entrevista al Dr. Jaime Vintimilla Saldaña, Director Ejecutivo del Centro sobre Derecho y Sociedad (CIDES) y experto en derechos colectivos de los pueblos.

A fin de que la normativa constitucional pueda contribuir para superar situaciones de exclusión y negación de derechos en prejuicio del pueblo afroecuatoriano es necesario contar con un cuerpo legislativo. La Corporación de Desarrollo Afroecuatoriano  a través del Proyecto Pro ODM está elaborando el “Ante-proyecto de Ley Orgánica de Acciones Afirmativas, Reparaciones y Derechos Colectivos del Pueblo Afroecuatoriano”. 

¿Cuál es la situación actual que enfrente el Pueblo Afroecuatoriano con relación a la discriminación racial en el país?

Considero que el mayor problema que debe manejar el pueblo Afroecuatoriano es el referente a la discriminación estructural. Por ello, la Convención Internacional Sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial (Artículo 1, inciso 4; y Artículo 2, numeral 2) exige que los Estados se comprometan a aplicar medidas extraordinarias temporales para lograr la equidad, ayudando a idear mecanismos y normas pertinentes en defensa de los derechos colectivos del pueblo Afroecuatoriano.

Se requieren mecanismos efectivos orientados a equiparar situaciones de inequidad, superar las circunstancias de dominación y resarcir las condiciones de explotación que recaen sobre pueblos azotados por la discriminación y sus funestas secuelas.

¿Qué avances o resultados se han obtenido con relación al ordenamiento jurídico ecuatoriano y los instrumentos internacionales que garantizan los derechos del Pueblo Afroecuatoriano?

Los avances han sido muy grandes, pues gracias a Montecristi son sujetos de derechos todos los colectivos, comunas y comunidades afroecuatorianas. Además pasamos de la igualdad formal a la real o material que busca igualdad de oportunidades para las y los afroecuatorianos.

¿En qué consiste el Anteproyecto de Ley Orgánica de Acciones Afirmativas, Reparaciones y Derechos Colectivos del Pueblo Afroecuatoriano?

La idea es alcanzar la igualdad formal y no discriminación mediante una norma que posibilite la existencia de medidas de acción afirmativa, es decir, un conjunto de instrumentos, políticas, normas y prácticas de índole legislativa, ejecutiva, administrativa y reglamentaria,  dirigidas específicamente a remediar la situación de los miembros de las comunidades, pueblos o colectividades afroecuatorianas. Dichas medidas serán de carácter temporal y excepcional.

El Estado y los gobiernos locales tienen la obligación de tomar medidas afirmativas para erradicar la discriminación. El análisis de las desigualdades y las diversidades deben ser el punto de partida de las leyes y no su llegada, no basta entonces con que la letra de la ley de un tratamiento igual sino que, en la realidad los resultados del tratamiento igual o diferenciado constituyan el mejor acceso, goce o ejercicio de los derechos humanos posible y no su desconocimiento, anulación  u obstrucción.

Los derechos colectivos defienden la solidaridad y deben entenderse como aquellos que tutelan a grupos que han tenido un olvido sistemático público y privado, de allí que buscan la igualdad de los miembros de dichos grupos y su inclusión real en la sociedad.

¿Cuál es el aporte del anteproyecto de Ley para el pueblo afroecuatoriano?

Su incorporación como sujeto de derechos colectivos y la necesidad de eliminar la discriminación estructural con una ley que incorpora los avances sobre derechos humanos y el garantismo imperante.

Con la elaboración del Anteproyecto de Ley Orgánica de Acciones Afirmativas, Reparaciones  y   Derechos Colectivos del Pueblo Afroecuatoriano es necesario socializarlo para informar a la comunidad.

¿Qué se está realizando para socializar el tema con la comunidad?

Se ha iniciado un programa de talleres y reuniones con varios representantes del pueblo afroecuatoriano para buscar su reacción al anteproyecto e incorporar sus aportes, pues se desea tener una norma apegada a la Constitución y a las necesidades de sus interesados.

De otra parte, conforme lo establece la Constitución de la República en los artículos 156, 157 y transitoria sexta, la CODAE deberá constituirse en un Consejo Nacional para la Igualdad. En este sentido, cuál deberá ser el rol de la CODAE en su transición a Consejo Nacional para la Igualdad del Pueblo Afroecuatoriano?

Se trata de un proceso pedagógico y político, pues los Consejos buscan que el principio de igualdad y no discriminación sea una política cotidiana. El CODAE ha iniciado un proceso participativo para explicar esta realidad normativa.

________________________________________

Perfil Jaime Vintimilla

Doctor en Jurisprudencia de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE); abogado constitucionalista, experto en Derechos Humanos, Derechos Colectivos de los Pueblos; profesor de la Universidad San Francisco de Quito; Director Ejecutivo del Centro sobre Derecho y Sociedad (CIDES); miembro fundador del Estudio Jurídico VGYLEX; perito en temas de Derechos Humanos para la Corte Interamericana de Derechos Humanos.