Por más de tres siglos millones de afrodescendientes fueron explotados para impulsar el desarrollo de América

[1]Por Epsy Campbell

CEPAL

El racismo es una ideología construida en el proceso de colonización y conquista de los continentes africano y americano, a través del tráfico trasatlántico de personas africanas que fueron convertidas en esclavas para el “desarrollo” y la explotación de los recursos en América.

Desde sus inicios, la raza “blanca” se convirtió en el prototipo de lo humano y por lo tanto superior a todos los grupos etnoraciales diferentes, particularmente a las personas de procedencia africana.

El racismo construyó relaciones económicas y sociales para impulsar el desarrollo occidental en América, en especial la acumulación de riquezas y bienestar de los hombres blancos y de sus mujeres, a través de la explotación de la riqueza natural y el trabajo esclavo de millones de hombres y mujeres africanas por más de tres siglos.

En Ecuador, los esclavos fueron introducidos como bozales (africanos que no hablaban castellano), ladinos (africanos que hablan castellanos) y los criollos (africanos nacidos en América); desempeñaron trabajos en las minas, en las haciendas de caña, tabaco y algodón, así como en el trabajo doméstico. El régimen esclavista tenía como fin explotar la fuerza de trabajo de los africanos (Puyo y Viveros).

Pese al desarrollo de los países; a la abolición de la esclavitud desde hace más de trescientos años; al reconocimiento de los derechos humanos de las personas “sin ninguna distinción”, desde hace más de cincuenta años y demás procesos en marcha, la estructura económica de los países está basada en un modelo racista.

La discriminación racial pone a determinado grupo racial y étnico en condiciones de marginación política y socioeconómica. Pero también es la forma en que se subvaloran la organización cultural, social y religiosa de un determinado grupo racial, como es el caso de los y las afrodescendientes. Su cultura es medida a partir de la occidental (blanca) que se convierte en el prototipo de cultura.

 Ver texto completo:

Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes


[1] Epsy, Campbell. Comisión Económica para América Latina y el Caribe CEPAL. Título original: “Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes”. Documento III Foro, Ciudadanía Sexual.

Anuncios

Aportes del pueblo afroecuatoriano a la República

Entrevista: Ant. José Chalá Cruz, Secretario Ejecutivo de la CODAE

“Uno de los principales aportes de los afrodescendientes, en términos de la construcción del Estado-Nación está en la independencia. Si nos ubicamos específicamente en el 24 de mayo de 1822, miramos que el ejército libertador bolivarianos de Simón Bolívar en un 90% estaba conformado por africanos y sus descendientes, quienes pelearon esta batalla. Y más aún, con el aporte de Haití, la primera República independiente. Entonces, eso significó que dimos la libertad a los blancos, pero lamentablemente por el racismo estructural estamos ocultos, invisibles, fuera del imaginario social y nos convirtieron en los depredadores sociales, los salvajes, los violentos para poder seguir teniendo ese proceso de dominación”.

 

Noticias relacionadas

El Telégrafo: “El negro es un invento de la sociedad”

RTU Noticias: Entrevista a José Chalá Cruz

Población afrodescendiente en Ecuador

En Ecuador, al igual que en otras naciones bolivarianas, la historia subalterna de la población afrodescendiente ha estado caracterizada por rupturas y continuidades de deconstrucción y de reconstrucción cultural en medio del escenario de la esclavización.

La presencia africana en Ecuador data desde 1534, cuando los españoles fundaron Quito. Luego, durante el siglo XVI, con el comercio de esclavos, diversas civilizaciones africanas se hicieron presentes en lo que hoy constituye el Estado ecuatoriano.

Pese a los procesos de enajenación y colonización que significó la esclavización, los ancestros africanos desarrollaron estrategias de adaptación y recrearon un nuevo sentido cultural. Desde entonces, la historia del país y la historia de la población afrodescendiente han estado ligadas de manera estrecha.

Su participación en la construcción del Estado ha sido estratégica, pese a su posición de subalterna, la población afrodescendiente jugó papeles muy importantes en momento claves de la historia ecuatoriana: la economía colonial, la construcción de ciudades, templos y caminos; las guerras de independencia; la revolución liberal; la construcción del ferrocarril; la producción cacaotera y azucarera en las haciendas, entre otros aspectos culturales, artísticos, deportivos y literarios.    

Hoy, durante el siglo XXI, el pueblo afroecuatoriano experimenta una de las transformaciones sociales más interesantes de su historia. Su movimiento social, pese a las adversidades, avanza hacia la reivindicación de sus derechos sociales, económicos, políticos, territoriales y culturales.

Es importante rasaltar los avances obtenidos en la Constitución de 2008, que señala en el artículo 57: “No ser objeto de racismo y de ninguna forma de discriminación fundada en su origen, identidad étnica o cultural” y “El reconocimiento, reparación y resarcimiento a las colectividades afectadas por racismo, xenofobia y otras formas conexas de intolerancia y discriminación” (numeral 2 y 3).

Para alcanzar la reparación frente a la discriminación vivida, se han construido las denominadas “acciones afirmativas”, que contienen un trato distinto y preferencial para colectividades y personas que en razón de sus diferencias han sido discriminados y excluidos. El trato preferencial que generan este tipo de normas permiten que, en un plazo determinado, las personas afectadas puedan ejercer derechos que con ocasión de la discriminación estaban impedidos de ejercer.

Fuente: Objetivos de Desarrollo del Milenio. Estado de situación 2007.

Spot de la campaña “Digamos No a la discriminación racial”

15 abogados afroecuatorianos se especializan en “Protección de Pueblos Afrodescendientes”

En la actualidad, los casos de discriminación racial no llegan a la administración de justicia por falta de profesionales con conocimientos en el tema; de igual manera, los operadores de justicia no están sensibilizados o desconocen temas como la discriminación e igualdad, motivo por el cual los afectados no reciben una respuesta adecuada. Como resultado de esta situación, la administración de justicia está en mora con las personas que sufren discriminación racial.

Con el fin de contribuir con el pueblo afroecutoriano, la CODAE, en el marco del Proyecto Pro ODM  y la Universidad Andina Simón Bolívar suscribieron un convenio que beneficia con becas a 15 abogados y abogadas afroecuatorianas para que realicen estudios de cuarto nivel en la Especialización Superior en Derechos Humanos, Mención Protección de Pueblos Afrodescendientes. Esta medida constituye una acción afirmativa en favor del Pueblo Afroecuatoriano.

Desde el 14 de enero de 2011, litigantes, funcionarios públicos y operadores de justicia, provenientes de Esmeraldas, Guayas, Imbabura, Tungurahua y Pichincha iniciaron sus estudios en la Universidad Andina. El Abg. Ali Caicedo Estacio, uno de los estudiantes beneficiados, señala que “hay que poner a disposición de nuestra gente los conocimientos que uno tiene y como abogado en pleno ejercicio seguiré con mayor fuerza ayudando, ahora que estoy preparándome”.

El acceso a la educación, y a la educación superior en particular, evidencia una gran brecha entre afroecuatorianos, mestizos y blancos. Así, según la tasa neta de escolarización superior para el 2007 los mestizos tenían un valor del 18.7% mientras que los afroecuatorianos presentaron un 6.9%. La tasa de los afroecuatorianos es el 37% de la correspondiente a los mestizos (que es el 100%), por tanto, la brecha (lo que les faltaría a los afroecuatorianos para alcanzar el nivel de los mestizos) es del 63%.[1]. Esta especialización superior es un aporte al pueblo afroecuatoriano, en cuanto facilita el acceso a estudios de cuarto nivel, así como el contar con un capital humano formado que en el futuro permita llevar a la administración de justicia los casos de discriminación racial.

 


[1] Sistema Nacional de Información Inter Étnica. SIET. Boletín  Informativo N-01, año 1.  Junio.  Quito 2010, pp. 7.